Practicando el teletrabajo

Estamos cambiando el mundo.

Hace apenas unas semanas, andábamos todos atareados en nuestro día a día, sin pensar lo más mínimo lo que estaba a punto de suceder.

Nos sorprendía lo acontecido en China, y quedábamos perplejos de lo rápido que actuaban los gobiernos de ese país, y de la envidiable disciplina de todos sus ciudadanos.

Pensábamos que esto nunca nos afectaría a nosotros, pero temíamos que en el caso de que ocurriera, aquí las cosas no se harían de la misma forma, y por desgracia así ha sido.

Suerte que la mayoría de los ciudadanos han entendido que debemos quedamos todos en casa, excepto los servicios esenciales para la comunidad.

Como siempre será el pueblo, el que conseguirá salir de esta crisis con esfuerzo y sacrificio, lo están demostrando nuestros sanitarios, científicos, transportistas, trabajadores de los sectores de primera necesidad, todos ellos mantienen el contacto con el pueblo y se arriesgan a ser contagiados por este virulento covid-19.

Todos hemos soñado alguna vez en cambiar el mundo, pues…, ¡creo que el momento ha llegado!, el mundo está cambiando, nuestras ciudades están más limpias que nunca, el aire que respiramos en las ciudades es saludable, el precio del petróleo está bajando porque casi nadie lo está necesitando.

Los animales salvajes entran en las ciudades, resultan acogedoras para ellos sin el bullicio y movimiento constante de todos los ciudadanos desplazándose sin parar, llegando siempre tarde a todos sitios.

El mundo está cambiando drásticamente, descubrimos que la mejor forma de cuidarlo es “quedándose en casa”. La naturaleza nos está dando una lección magistral, ¡¡no te muevas!!, para tu actividad, y dedícate a pensar a donde vas, y mientras la humanidad de detiene, el planeta se va regenerando.

Hemos descubierto que menos es más, de la noche a la mañana nos hemos encontrado en casa, con la familia más cercana, sin socializarnos, y además todo el mundo nos agradece que lo hagamos.

El confinamiento va a perjudicar nuestra economía, pero cuando salgamos de esta, todos vamos a descubrir que podemos seguir trabajando desde nuestras casas de la misma forma que lo hacemos en nuestras oficinas, o aún mejor, con más calidad de vida, sin atascos, sin prisas, y aprovechando todo lo bueno de las nuevas tecnologías, que nos permiten estar conectados de la misma forma que trabajando presencialmente.

Estamos viendo programas de televisión en directo, con conexiones en línea de presentadores trabajando desde sus casas, descubriendo la intimidad de personas públicas que están haciendo bien su trabajo desde su confinamiento.

Como podrán ver, este no es un artículo normal, lo estoy escribiendo desde mi casa, en las mismas condiciones que vosotros, pasando las horas de sueño desvelado e inquieto, porque estoy convencido que después de esta, ya nada será igual.

Os invito a reflexionar sobre como la naturaleza ha cambiado nuestras vidas, y como podemos contribuir a conservarla, pues nos está dando pistas de que a veces lo más insignificante como puede ser un virus, una bacteria, una gota de agua, o un soplo de viento, puede acabar con nuestros sueños.

Tenemos que cuidar y proteger este planeta, si priorizamos la economía a la humanidad, este mundo nos va a pasar una factura que no vamos a estar a tiempo de pagar.

Que el dinero sirva para ayudar a salvar la humanidad, y el gran capital debería reflexionar si merece la pena morir para tener más, o es mejor compartir la riqueza para salvar el mundo.

Muchas gracias a todos los que priorizáis a las personas y ayudáis a que el mundo sea un poco mejor.

Estamos viendo gestos de gente famosa que deberían servir de ejemplo para todos los poderosos que acumulan grandes fortunas aprovechándose de los más débiles para enriquecerse. Tomen nota señores capitalistas y herederos de grandes fortunas, ha llegado el momento de actuar.

Entre todos lo vamos a conseguir.

Aprovecho para mostraros nuestro pequeño centro de control, desde aquí vamos a seguir atendiendo vuestras necesidades en comunicación, imagen i promoción para vuestras empresas.


¡¡Un abrazo muy fuerte!!

Grupo Egrafit



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.